El presidente Alberto Fernández estimó que en las próximas semanas se normalizará la provisión de las dosis de Sputnik V y aseguró que en ese marco el Gobierno prevé la llegada de nuevos lotes de vacunas procedentes de Rusia y de AstraZeneca con el objetivo de “acelerar la vacunación al máximo”, mientras que en relación al ciclo lectivo y el retorno de la presencialidad subrayó que “nadie quiere que las clases no empiecen”.

En este punto, remarcó que “se ha planteado un escenario en el que parece que la Ciudad (Autónoma de Buenos Aires) quiere (el reinicio de clases) y el resto no”, cuando no es así, y subrayó que “el Estado tiene que garantizar las condiciones seguras”.

En tanto, se refirió a las tratativas que realiza el Gobierno con el laboratorio chino Sinopharm y aseguró que “se ha mejorado el precio” de esa vacuna para la Argentina, que quedó “en 20 dólares cada dosis”. Por esa razón, adelantó, “está por concluir el proceso” mediante el cual el ente regulatorio Anmat “tiene que verificar la calidad” de la vacuna desarrollada por el grupo farmacéutico chino Sinopharm.

Además, el primer mandatario afirmó que el Gobierno apunta a vacunar mensualmente contra la Covid-19 “a lo sumo cuatro millones y medio de personas” y en ese sentido reveló que, “para acelerar el proceso”, se está evaluando “habilitar farmacias”. “Hubo claramente una demora en las previsiones que había hecho Rusia, que a esta altura debería haber entregado 10 millones de vacunas” explicó, y aseguró que “después del 15 de febrero todo se normalizará y yo confío que sea así”.

E mandatario indicó que “en unos días” se recibirán más dosis procedentes de Rusia y que también está prevista la llegada del primer lote de vacunas de AstraZeneca. Por otra parte, afirmó: “Pfizer no tuvo vocación de avanzar con nuestro contrato, no soy yo quien no ha querido. Han tenido dificultades en el suministro y, por eso, tienen los problemas que tienen en Europa y en otros lugares de América Latina”.

En otro tramo del reportaje, Fernández cuestionó las críticas de dirigentes de Juntos por el Cambio (JxC) al plan de vacunación que viene realizando el Estado, como también le respondió al expresidente Mauricio Macri por sus declaraciones sobre las clases presenciales: “a la luz de lo que ha sido su historia de presidente fue un gobierno que en materia educativa, no hizo otra cosa que retrasar la educación y retacearle recursos”.

En referencia a la dirigencia de Juntos por el Cambio añadió: “Me asombra que todavía tengan capacidad de reflexión. Me gustaría más que tengan capacidad de vergüenza. Tuvimos que montar un sistema de salud que no existía en 90 días”.

En relación a los cuestionamientos que recibió el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta por no haber abierto una preinscripción para las vacunas Sputnik en la CABA, Fernández respondió: “No quiero aventurar una opinión en ese tema porque no conozco cómo es el plan. Sí tengo claro que las vacunas que hemos distribuido básicamente son para el personal de salud y en esos términos se están aplicando. Y, si me guío por las palabras de Fernán Quirós, que habla con mucha seriedad y mucha responsabilidad, nunca he escuchado un comentario adverso a la vacuna”, dijo.

Sobre el ciclo lectivo correspondiente a este año, el Presidente afirmó “nadie quiere que las clases no empiecen” en forma presencial y definió como “una tragedia” los retrasos en materia educativa derivados de la pandemia. “Ya tenemos que pensar que en un año se van a tener que completar los contenidos de dos”, afirmó. “No veo oposición de los docentes a este planteo, veo que se ha planteado mediáticamente un debate en el que quieren mostrar un dilema falso”, subrayó.

En relación al funcionamiento del Poder Judicial, afirmó que “tiene que darse cuenta de que está funcionando mal” y además llamó a todos los argentinos a “darse cuenta” que cada vez que algún funcionario o incluso el propio Presidente “habla de la Justicia”, entonces “los medios inmediatamente plantean que estamos buscando la impunidad de Cristina” y “esto no es así”, insistió. “Acá los impunes son algunos opositores, porque saben que tienen una Justicia que les responde y todos los medios que los protegen”, remarcó.

Por último, en relación al Partido Justicialista (muchos dirigentes le propusieron que asuma como titular del PJ a nivel nacional), Fernández reveló que su intención es que el justicialismo “funcione con autonomía del gobierno”, que sea “activo” y que “genere cuadros nuevos, una dirigencia que convoque a repensar la Argentina”. “A mí no me interesa presidir el PJ para convertirlo en un apéndice”, subrayó.