El plantel de Boca Juniors regresó a la Argentina luego del viaje a Brasil en donde fue eliminado de la Copa Libertadores por penales ante Atlético Mineiro. Asimismo, los jugadores y cuerpo técnico deberán permanecer aislados durante una semana.

El aislamiento impedirá que el Xeneize juegue en igualdad de condiciones sus próximos dos partidos por el torneo de la Liga Profesional de Fútbol (LPF), el sábado ante Banfield por la segunda fecha y el martes con San Lorenzo, por la tercera.

Aunque todavía no hubo una comunicación oficial al respecto, el club pediría la postergación de ambos encuentros. Si la LPF rechaza la solicitud, Boca deberá presentar un equipo integrado por jugadores de Reserva y Cuarta división.

Más allá de que en primera instancia se había informado que Boca no rompió la burbuja sanitaria, requisito para evitar el aislamiento al regresar. Sin embargo, el Ministerio de Salud dictaminó lo contrario luego de analizar las imágenes de lo sucedido anoche en el Mineirao, donde jugadores y directivos de Boca se enfrentaron con integrantes de la policía brasileña y de la seguridad privada.