Ayer el presidente Fernández manifestó nuevamente su posición en favor de suspender las internas en virtud de la situación sanitaria que atraviesan el país y el mundo por la pandemia de coronavirus.

El mandatario advirtió en varias ocasiones que el costo que implican las elecciones involucra la utilización de recursos que podrían utilizarse, por ejemplo, para pagar dosis de vacunas y la lucha contra la pandemia.

Para que finalmente se suspendan las PASO, el Congreso debería dictar una nueva ley electoral, para lo cual requiere del consenso con los bloques de la oposición.

“Nosotros confirmamos las fechas porque tenemos que organizar el calendario electoral independientemente de lo que después termine definiendo la política”, explicaron allegados al tribunal que trabajaron en la resolución que se conoció este martes.

Por lo tanto, el cronograma confirmado hasta el momento indica que el 27 de abril será el cierre del padrón provisorio (se publicará diez días después, el 7 de mayo) y la fecha límite para la inclusión de novedades registrales.

El 10 de mayo, en tanto, será el último día para efectuar la convocatoria a las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) y el 9 de junio, 60 días antes de la primera jornada electoral, se pondrá fin al plazo para solicitar el reconocimiento de alianzas transitorias y confederaciones para participar en los comicios.

El 19 de junio se dará inicio a la campaña electoral, a la vez que será la fecha límite para la presentación de listas de precandidatos ante las juntas electorales partidarias. Luego, el 4 de julio comenzará la campaña electoral en medios de comunicación audiovisual, hasta que empiece la habitual veda, 48 horas antes de los comicios.

Sin embargo, todo está supeditado a la resolución del parlamento, teniendo en cuenta que agosto suele ser el mes más frío en la Argentina y ello podría significar el recrudecimiento de la pandemia de coronavirus. Por esta razón, los gobernadores plantearon que resultaría innecesario tomar el riesgo de que la gente salga masivamente a la calle y se junte en las escuelas para emitir su voto.

Por otro lado, tanto el Presidente como los Gobernadores coinciden en que, en el contexto sanitario y económico que atraviesa el país, no se justifica semejante gasto para llevar a cabo las primarias, ya que entienden que la prioridad debe ser la de dirigir esos recursos a la lucha contra la propagación del covid-19.