En medio de la guerra político-sanitaria que vive hoy el mundo por el acceso a la única arma efectiva para prevenir la actual pandemia por coronavirus que son las vacunas, y la amenaza de la tan temida segunda ola en el territorio nacional, Argentina recibió este sábado una excelente noticia con el anuncio de la llegada de las dosis desarrolladas por la Universidad de Oxford y el laboratorio AstraZeneca, que serán 208 mil en los próximos días mediante el acuerdo COVAX, otras 900.000 en abril y un lote mayor de 3,5 millones en mayo provenientes de Estados Unidos.

Según pudo confirmar, esto significa una brisa de aire fresco en medio del ahogo de la falta de vacunas y el ritmo lento de aplicación en la sociedad, fundamentalmente al personal de la salud y adultos mayores de 70 años que son la población de mayor riesgo, junto a quienes tiene comorbilidades y enfermedades de base.

Tras la aprobación de los reguladores del Reino Unido, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) había autorizado el 30 de diciembre el uso de emergencia de la vacuna de Oxford Aztrazeneca para su aplicación en la Argentina.

Previamente, el Gobierno había alcanzado un acuerdo con el laboratorio AstraZeneca para adquirir 22,4 millones de dosis y se preveía según la cadena de fabricantes –Oxford, AztraZeneca, mAbxience y el grupo Slim– que las primeras dosis para la Argentina y la región estarían en marzo del 2021.