En una jornada donde Edinson Cavani fue protagonista sobre su posible salida del Manchester United para volver a jugar a Sudamérica y con supuesta predilección por Boca, en el medio de hola de rumores, comentarios y fue el mismo delantero uruguayo el que congeló el panorama con un contundente posteo en su cuenta de Instagram, por el que estaría desactivando cualquier posibilidad de alejarse el club inglés.

“Orgulloso de vestir esta camiseta”, escribió el artillero charrúa que en su publicación en la red social también arrobó a la entidad británica donde llegó en la presente temporada después de siete ejercicios en el París Saint-Germain. Su contrato con el United vence a fines de junio y es por eso que comenzó el runrún sobre una hipotética salida, sumado a sus ganas de querer retornar al continente donde tendría ganas de jugar la Copa Libertadores de América, certamen que nunca pudo disputar ya que hace quince años emigró a Europa luego de su paso por Danubio.

Sin embargo, con su publicación, Cavani pone paños fríos al contexto que lo vería de regreso a esta parte del mundo y en especial en Boca donde tuvo conversaciones con Juan Román Riquelme, según confesó también su padre. Pero no todo es ilusión y esa seducción que implica poder jugar en Boca. Una eventual salida del United lo marginaría de sus 210.000 libras esterlinas por semana (292.000 dólares o 26,5 millones de pesos argentinos), según informó el medio inglés The Sun.

Lo de Boca hizo ruido en el ambiente por el propio club y porque desde hace tiempo viene sonando la posibilidad de que se contrate a un delantero de jerarquía en función de la venidera Copa Libertadores donde el equipo de Miguel Ángel Russo recién comenzará su incursión en abril. Al ser un torneo que finaliza en noviembre, las posibilidades de reforzar el plantel estarán abiertas a lo largo del año y tal vez esa ventana se abrirá más en junio, cuando también terminan las ligas en otros países.

Cavani llegó al Viejo Mundo en la temporada 2006/2007 para jugar en Italia. Lo hizo en el Palermo donde estuvo hasta 2009/2010, previo al Mundial de Sudáfrica donde con su selección terminaron en el cuarto puesto. Tras tres años en el Napoli, se mudó a Perís y luego cruzó el Canal de la Mancha para sumarse al Manchester.

El artillero celeste, de 34 años, a lo largo de su carrera marcó 348 goles. En esta temporada jugó 25 partidos y convirtió siete tantos. Tiene una buena temporada en el club británico que marcha segundo y viene de ganarle 2 a 0 el clásico de visitante al Manchester City, sólido puntero de la Premier League con 65 puntos, contra 54 del United y 53 del Leicester City. No obstante, a falta de once partidos para que finalice el campeonato, el pasado fin de semana el equipo de Cavani ratificó su posibilidad de clasificarse a la próxima edición de la Champions League.