El producto interior bruto (PIB) de Argentina registró el primer trimestre del año una subida interanual del 2,5%, una mejora que obedece en gran parte a una baja base de comparación frente al impacto del aislamiento obligatorio impuesto en marzo de 2020 debido a la pandemia de Covid-19.

Con respecto al último trimestre de 2020, el PIB avanzó un 2,6 %.

Aunque si bien los datos oficiales muestran que la actividad económica creció en enero en términos mensuales (2,2 %), esta se contrajo en febrero (-0,9) y marzo (-0,2), poniendo un límite a la recuperación aun cuando las nuevas restricciones por la segunda ola de contagios no estaban operativas, según recordó la consultora LCG.

Con todo, los datos difundidos este miércoles por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) indican que Argentina registra el primer avance anual desde el primer trimestre de 2018 -dejando de lado la subida del 0,4 % en el segundo trimestre de 2019- y que encadena tres trimestres consecutivos de crecimiento.

Esta mejora en el nivel de actividad viene precedida del desplome económico del 9,9 % registrado en el conjunto de 2020, por los efectos de la covid-19 en la economía, que profundizó una recesión de tres años, por las caídas del 2,6 % en 2018 y del 2,1 % en 2019.

Para el segundo trimestre, los analistas esperan que los datos de actividad reflejen el impacto de las nuevas restricciones que el Gobierno de Alberto Fernández aplicó para morigerar el efecto de la segunda ola de contagios de covid-19.

Por otro lado, hay sectores con subas respecto al desplome del año pasado pero que todavía no alcanzan los niveles de actividad registrados en 2019. Es el caso de los metales básicos, como la producción de acero, el sector de metalmecánica y el de la refinación de petróleo con una mejoría del 28,9% respecto a 2020, pero todavía un 12,2% por debajo de 2019.

Si se analiza la situación sólo de este año, en abril la industria cayó un 0,9% con respecto a marzo y, la utilización de la capacidad instalada tuvo una baja de 1%.

La reactivación registrada por INDEC se debió a un incremento de 35,5% de la inversión en construcciones, un aumento de 7,6% de el ítem “otras construcciones”, una suba del 38,7% en maquinaria y equipos y del 78,1% en equipos de transporte.

Dentro el rubro maquinaria y equipo, el componente nacional aumentó 52,3% y el importado se expandió un 31,9% entre enero y marzo pasado.

En tanto, en el ítem equipo de transporte, la inversión en componentes nacionales se incrementó 97,9%, mientras que en importados la suba fue de 43,0% interanual.

En lo que hace a las distintas variables que conforman la medición del PBI, el crecimiento del 2,5% verificado en el primer trimestre del año reflejó comportamientos disímiles según cada sector.

Un ejemplo de esto fue que mientras el sector de Agricultura, ganadería, caza y silvicultura marcó un aumentó 3% al término del primer trimestre de este respecto a igual período del año anterior, el de explotación de Minas y canteras registró una merma de 5,7% en igual lapso.

En la senda positiva se ubicaron el sector Pesca con un incremento interanual de 6,5%; la Industria Manufacturera, con un alza del11,4%; y la actividad de la Construcción, la que mejor desempeño mostró, con una suba del 21,3% en el primer trimestre.

Con igual tendencia, el comercio mayorista, minorista y de reparaciones tuvo un incremento de 9,8% interanual.

Además, durante el transcurso del primer trimestre, la Actividad de intermediación financiera observó una mejora de 3,1%; y la Actividad inmobiliaria reflejó un incremento de 3,5% frente a igual período de 2020, antes del inicio de las medidas de restricciones relacionadas con la pandemia de coronavirus.

Por el contrario, con resultados negativos, se ubicaron el nivel de actividad del rubro Electricidad, gas y agua, que marcó un descenso de 3,2% con respecto a enero-febrero-marzo del 2020.

Del mismo modo, e incluso con mayor intensidad, el sector hoteles y restaurantes registró una baja de 35,5%, uno de los rubros más afectados por la pandemia que no logra levantar cabeza.

A estos se sumó el sector de Transporte, almacenamiento y comunicaciones, con un descenso de 10,6% interanual; mientras que Administración pública y defensa; planes de seguridad social de afiliación obligatoria presentó un descenso de 4,6%.

En el primer trimestre del corriente año el sector que nuclea a la actividad educativa mostró una caída de 2,6%; en tanto los Servicios sociales y de salud tuvieron un descenso de 0,9%.

El rubro vinculado a “Otras actividades de servicios comunitarias, sociales y personales” retrocedió un 12,1%. y el de “Servicio Doméstico” bajó 9,6%.